Paralisis supranuclear progresiva fase final

Paralisis supranuclear progresiva fase final

🔉 Síntomas de la parálisis supranuclear progresiva

Durante el mal tiempo, las clínicas del Sistema de Salud Johns Hopkins, los lugares de consulta externa y los centros de atención domiciliaria atienden a los pacientes, y algunas prácticas pasan a las visitas de telemedicina. Para confirmar las citas, los pacientes pueden ponerse en contacto con sus proveedores.
No es habitual tener una parálisis supranuclear progresiva. La enfermedad de Parkinson, que es aún más frecuente y tiene efectos similares, se malinterpreta fácilmente. Pero en la PSP, los problemas de habla y deglución suelen ser más graves que en la enfermedad de Parkinson. En la PSP, los problemas para mover los ojos son también más frecuentes, en particular los problemas para mirar hacia abajo. Y las personas con PSP son más propensas a inclinarse hacia atrás (y resbalar hacia atrás) que hacia delante, a diferencia de los individuos con la enfermedad de Parkinson.
Aunque la PSP no es mortal, tiende a exacerbar los síntomas y no puede curarse. Las complicaciones derivadas del empeoramiento de los síntomas, como la neumonía (por inhalación de partículas de alimentos al atragantarse mientras se come), pueden poner en peligro la vida.
Aunque los expertos entienden esencialmente cómo se produce la PSP, no entienden por qué se produce. La PSP se produce cuando las células cerebrales se dañan en una región del tronco cerebral, aunque no está claro cómo y por qué se dañan estas células.

🔦 Esperanza de vida de la parálisis supranuclear progresiva

La parálisis supranuclear progresiva (PSP) es una enfermedad cerebral poco frecuente que afecta al movimiento, la marcha y el control del equilibrio, la voz, la masticación, la visión, el estado de ánimo y las acciones, y el pensamiento. La enfermedad es el resultado de un daño en las células nerviosas del cerebro. El largo nombre de la afección significa que la enfermedad se agrava (progresivamente) e induce debilidad (parálisis) al destruir algunas zonas del cerebro llamadas núcleos por encima de los grupos de células nerviosas (supranucleares). Los movimientos oculares están especialmente influenciados por estos núcleos. La incapacidad de dirigir y mover los ojos correctamente, que las personas pueden percibir como una visión borrosa, es uno de los signos clásicos de la enfermedad.
Las estimaciones difieren, pero sólo entre tres y seis de cada 100.000 individuos en todo el mundo, o unos 20.000 estadounidenses, tienen PSP, lo que la hace mucho menos común que la enfermedad de Parkinson (otro trastorno del movimiento en el que se calcula que se diagnostican 50.000 estadounidenses cada año). Los síntomas de la PSP comienzan por término medio después de los 60 años, pero pueden aparecer antes. Afecta con más frecuencia a los hombres que a las mujeres.

⚫ Tratamiento de la parálisis supranuclear progresiva

Se han asociado cambios en algunos genes con el trastorno, pero estos fallos genéticos no se heredan y el riesgo para otros miembros de la familia, incluidos los hijos o hermanos de quienes padecen PSP, es muy bajo.
Las personas con la enfermedad de Parkinson suelen experimentar un cambio sustancial en sus síntomas tras tomar levodopa, mientras que para ciertas personas con PSP, el fármaco sólo tiene un pequeño efecto beneficioso.
En la actualidad, no existen tratamientos que traten explícitamente la PSP, aunque ciertas personas en las primeras fases del trastorno pueden beneficiarse de la levodopa, la amantadina u otros medicamentos utilizados para tratar la enfermedad de Parkinson.
Un fisioterapeuta le orientará sobre el uso del ejercicio para aprovechar al máximo la movilidad que le queda, asegurándose al mismo tiempo de que no se esfuerce en exceso. El ejercicio regular le ayudará a fortalecer los músculos, a mejorar su postura y a evitar la rigidez de las articulaciones.
Su terapeuta también le informará sobre diversas estrategias de deglución y puede recomendarle que mejore la calidad de sus alimentos para que sean más fáciles de tragar, en colaboración con un dietista (véase más adelante).

👁 Parálisis supranuclear progresiva

La parálisis supranuclear progresiva (PSP) es una rara afección cerebral que suele confundirse con la enfermedad de Parkinson. Provoca problemas de marcha, equilibrio, vista, acciones, deglución y emocionales. Averigüe a qué signos hay que prestar atención, cómo tratar los síntomas y cómo se puede mejorar la calidad de vida.
La parálisis supranuclear progresiva (PSP) o síndrome de Steele-Richardson-Olszewski es una enfermedad neurodegenerativa poco frecuente que daña el cerebro (en particular los ganglios basales, la sustancia negra, el núcleo subtalámico, la pars reticulata y otras estructuras del cerebro medio) y afecta a la forma de caminar, percibir, masticar y mover los ojos. También puede provocar una serie de otros síntomas. La PSP suele confundirse con la enfermedad de Parkinson. No existe ninguna medicación ni cura modificadora de la enfermedad.
El término «neurodegenerativo» se refiere a la descomposición del sistema nervioso, en particular a la muerte de las neuronas del cerebro y de la gia (ciertos tipos de células). «Progresiva» significa que, con el tiempo, los síntomas empeoran y «parálisis» significa que los movimientos oculares se ven afectados por la enfermedad. Supranuclear» se refiere al daño que se encuentra en su cerebro por encima de los centros de movimiento ocular (núcleos).

También te podría gustar...