Los Kennedy Center Honors celebran a Dick Van Dyke y otros

Los Kennedy Center Honors siguen siendo sorprendentes, ya que algunas leyendas de las artes escénicas no los han recibido antes.

Un buen ejemplo: Dick Van Dyke, una de las estrellas más queridas de la historia de la televisión. Este año, la CBS retransmitirá la 43ª ceremonia anual el domingo, reconfigurada para la época de la pandemia de coronavirus, con segmentos grabados en el Centro de Washington, D.C. y sus alrededores. La última edición de los premios también rinde homenaje a la actriz, directora y coreógrafa Debbie Allen, a la cantautora y activista Joan Baez, a la superestrella de la música country Garth Brooks y a la violinista Midori. La anfitriona es Gloria Estefan, que ya ha recibido el premio.

Ganador de cinco premios Primetime Emmy, además de un Tony (por “Bye Bye Birdie”) y un Grammy, el siempre simpático Van Dyke comentó que la notificación de su distinción en el Kennedy Center “se me escapó por completo. Está más allá de mis expectativas. No tenía ni idea de que esto iba a ocurrir”.

Aunque se siente satisfecho de recibir el Kennedy Center Honors, Van Dyke, de 95 años, dijo: “Acepté los trabajos a medida que iban llegando. Pasé del vodevil a la radio, a los clubes nocturnos y a la televisión. Lo he tenido todo… ¿y qué suerte se puede tener? He intentado reconstruir los acontecimientos de los últimos 70 años y cómo he llegado hasta aquí”.

Aquí, Van Dyke reflexionó sobre algunos aspectos destacados de su carrera.

“Bye Bye Birdie” (1960-61 en el escenario, 1963 en la película): “Estábamos haciendo los preestrenos en Filadelfia, y los guionistas vinieron con una nueva canción – y era ‘Put On a Happy Face’. Y Chita (la coprotagonista Rivera) dijo: ‘Sabes, Dick no tiene nada que hacer en el primer acto. ¿Por qué no se lo das a él?’ Y mi vida cambió, ahí mismo. Qué chica”.

“The Dick Van Dyke Show” (1961-66): “Estaba muy bien elaborado, por la forma en que Carl (el creador-productor Reiner) escribía. Hizo que todos fuéramos creíbles, y el reparto fue dinamita desde el principio. Mary (Tyler Moore) nunca había hecho comedia, y lo captó muy rápido”.

“Mary Poppins” (1964): “De las manos de Carl, caí en las de Walt Disney, y eso fue encantador. Esa película va a estar presente durante mucho tiempo”.

“Chitty Chitty Bang Bang” (1968): “Cuando estábamos terminando esa película, Sean Connery dejaba la serie de James Bond – y (‘Chitty’ y el productor de Bond) Cubby Broccoli vino a mí y me dijo: ‘¿Quieres hacer de Bond?’. Y yo dije: “¿Has oído mi acento británico?”. Y ahí se acabó todo”.

Fuente de la noticia aquí.

También te podría gustar...

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad