¡Felices 75 años, Cher! Aquí tienes 7 razones por las que “Creemos” totalmente en ti

No hay nadie como Cher.

Tanto si la conociste como la media naranja de Sonny Bono, como si lloraste con sus interpretaciones en “Moonstruck” y “Mermaids”, como si bailaste con ella sus éxitos de los años 90 (mientras te escandalizabas con sus trajes), o simplemente disfrutaste de sus agudas y a veces controvertidas respuestas en Twitter, no hay nada más glamuroso que su recuerdo.

Y hoy cumple 75 años, un logro más para poner en la estantería con sus premios (está a tres cuartos de un EGOT, y sólo necesita un Tony para completar el grand slam). Así que lo celebramos con siete razones por las que creemos que se merece otros 75 años en el planeta, porque la vida con Cher nunca es aburrida.

Ha formado parte de la industria del entretenimiento desde antes de que algunos de nuestros padres nacieran, ya que se casó con el artista Sonny Bono en 1964, cuando sólo tenía 18 años, y él la ayudó a entrar en el negocio. Cantó como corista en la canción “You’ve Lost That Lovin’ Feeling” de The Righteous Brothers y empezó a publicar singles a partir del año en que se casó.

A lo largo de los años, Sonny y Cher (su nombre de dúo más popular) nos dieron éxitos como “I Got You Babe”, que alcanzó el número 1 en 1965; “Baby Don’t Go” y “The Beat Goes On”. El dúo actuaba con regularidad en “The Sonny & Cher Comedy Hour” incluso cuando su matrimonio se desmoronaba, y Cher fue a más con canciones como “Gypsys, Tramps and Thieves” y “Half-Breed” (afirma tener ascendencia cherokee).

En 1987 alcanzó el Top 10 con “I Found Someone”, y luego pasó a una serie de éxitos en los años siguientes con “If I Could Turn Back Time”, “After All”, “The Shoop Shoop Song (It’s In His Kiss)” y “Believe”.

En 2005 realizó una gira de despedida de 326 días que atrajo a más de 3,5 millones de fans y le reportó 250 millones de dólares, se retiró… y volvió a salir en 2008 con una residencia de 200 actuaciones en Las Vegas. ¡Y desde su actuación en “Mamma Mia! Here We Go Again”, tenemos entendido que está trabajando en más versiones de canciones de ABBA, y un musical de jukebox, “The Cher Show”, basado en su vida, tiene previsto iniciar una gira por Estados Unidos a finales de este año.

Medio armenia (su nombre de nacimiento es Cherilyn Sarkisian), Cher se sintió inspirada en abril cuando el presidente Biden rompió con la tradición estadounidense y calificó de “genocidio” la matanza masiva de armenios a manos de los turcos otomanos hace más de un siglo. “Después de décadas de lucha, el gobierno de Estados Unidos se ha asegurado por fin de estar en el lado correcto de la historia gracias al presidente Biden”, dijo a TODAY en un comunicado. Además, intervino para ayudar al “elefante más solitario del mundo” en su viaje desde un zoo de Pakistán a Camboya, apareciendo en un asombroso documental, “Cher and the Loneliest Elephant”, con el paquidermo (también en abril).

Pero esos son sólo sus esfuerzos filantrópicos más recientes; ha sido Presidenta Nacional y Portavoz Honoraria de la Asociación Craneofacial desde 1990, y está asociada con organizaciones benéficas que se ocupan de la investigación del SIDA, la educación de los niños en África, el apoyo a los soldados caídos, Hábitat para la Humanidad, el agua potable en Flint, Michigan, la donación a la investigación del COVID-19 y los derechos LGBTQ (su hijo mayor Chaz es un hombre transgénero).

Como mujer que fue expulsada del Hilton de Londres en 1965 (junto con Bono) porque sus atuendos asustaron a todo el mundo, Cher siempre ha sabido utilizar la moda para armar un escándalo. Ha llevado todas las tendencias y disfraces posibles, desde los pantalones de campana hasta los trajes de Cleopatra con el ombligo al aire (un traje para la televisión que llevó a los censores de la cadena a exponer el ombligo), túnicas de inspiración cherokee y un famoso vestido desnudo con cuentas y plumas en 1975, diseñado por el legendario Bob Mackie.

Cher y Mackie formaron un buen equipo, y él creó docenas de vestidos, trajes y conjuntos ajustados, fuera de lo común, justo a este lado de Las Vegas (y algunos que se pasaron de la raya) para ella a lo largo de los años. Si tenía brillo o glamour, era de Cher. Si tenía un tocado gigante con pinchos, era de Cher. No había nada que no se pusiera (o que no se pusiera, como se demostró en su vídeo “Turn Back Time”, en el que llevaba unos pantalones con trasero).

Y este año, ha demostrado que inspira a la siguiente generación: El vestido amarillo de Zendaya para los Premios de la Academia recordaba a uno de los looks más icónicos de Cher.

Cuando su carrera musical decayó en los años 80, Cher se volcó en la interpretación. Y se lo agradecemos. Sólo esa década nos dio “Silkwood” (que le valió una nominación al Oscar), “Mask”, “The Witches of Eastwick” y “Moonstruck”, que le valió un Oscar.

Una vez que su música se recuperó, se dedicó a hacer vídeos (incluso a dirigir algunos), pero su trabajo posterior en “Mermaids”, “Burlesque” y “Mamma Mia: Here We Go Again” se extendió a lo largo de las dos décadas siguientes y nos proporcionó muchas cosas deliciosas de Cher. Normalmente era la persona más vibrante de la cámara en cualquier momento, y aunque odiamos llamarla ladrona de escenas… si la boa de plumas te queda bien, ¡úsala!

En una edad en la que descubrir cómo usar los smartphones puede ser un reto, Cher domina en Twitter.

Hablando mayoritariamente en mayúsculas (porque Cher), opinará sobre todo y sobre nada: canciones suyas que hubiera querido que fueran éxitos mayores; un dueto filtrado con Lady Gaga; la tutela de Britney Spears; la respuesta al hilo de tweets de Amanda Bynes que la insultaban con un “¿quién es esa?”; su continuo amor por “Law & Order: SVU”.

Tanto en Twitter como fuera de él, Cher no parece preocuparse por lo que los demás puedan pensar de sus opiniones. Se critica a sí misma con gusto (“No soy una gran fan de Cher”, dijo a TODAY en 2013), pero también sabe cuándo hay que pedir disculpas (como hizo tras un tuit sobre George Floyd). Se adelantó a la hora de hacerse tatuajes (aunque se quitó muchos en los años 90), salir con chicos más jóvenes y someterse a la cirugía plástica cuando era necesario.

Como demostró su efímera retirada de los escenarios, Cher no va a dejar que sus tres cuartos de siglo le impidan seguir adelante. Ha contribuido con una canción a “Loneliest Elephant”, ha prestado su voz a la película del año pasado “Bobbleheads: The Movie”, está preparando el rodaje de una nueva película, “Artist in Residence”, y ayer mismo anunció que se está desarrollando un nuevo biopic sobre su vida.

Está claro que siempre ha sido el mundo de Cher, y nosotros simplemente vivimos en él. ¡Feliz cumpleaños, Cher!

Fuente de la noticia aquí.

También te podría gustar...

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad