China informa del primer caso humano conocido de gripe aviar H10N3

Un hombre de China contrajo el primer caso de gripe aviar H10N3 registrado en un ser humano, según anunció el martes (1 de junio) la Comisión Nacional de Salud de China.

La cepa H10N3 de la gripe aviar suele causar una enfermedad leve en las aves, y hasta ahora no se habían registrado casos de la infección vírica en seres humanos, según un comunicado del sitio web del NHC, traducido por Reuters. Pero el 23 de abril, un hombre de 41 años de la ciudad de Zhenjiang desarrolló una fiebre que progresó en los días siguientes, y el 28 de abril acudió a un hospital local para recibir tratamiento.

(Aunque el H10N3 sólo causa una enfermedad leve en sus huéspedes naturales, eso puede no ser cierto cuando la cepa salta a las personas).

El 28 de mayo, el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CCDC) realizó un análisis genético de las muestras del hombre infectado y determinó que estaba infectado por el H10N3, según el comunicado. El CCDC vigiló entonces la provincia circundante de Jiangsu en busca de más casos de infección y buscó específicamente a los contactos cercanos del hombre, pero no descubrieron más casos. El hombre se encuentra ahora en condiciones estables y está listo para recibir el alta del hospital, señala el comunicado.

Relacionado: 11 enfermedades (a veces) mortales que saltaron entre especies

Los científicos tendrán que examinar a fondo el material genético de la cepa que infectó al hombre para ver en qué se diferencia de las muestras de H10N3 recogidas en el pasado, dijo a Reuters Filip Claes, coordinador regional de laboratorio del Centro de Emergencia de la ONU para Enfermedades Transfronterizas de los Animales en la Oficina Regional para Asia y el Pacífico, que forma parte de la Organización para la Agricultura y la Alimentación del organismo.

En general, el H10N3 no aparece muy a menudo en sus huéspedes naturales, las aves, señaló Claes. Desde finales de la década de 1970 hasta 2018, los científicos aislaron unas 160 muestras de la cepa viral de animales infectados, en su mayoría de aves silvestres y acuáticas, y la cepa no se había detectado en pollos, dijo.

El CCDC no especificó cómo o cuándo el hombre infectado pudo haber contraído el virus de un ave, señaló Reuters. Pero según las evaluaciones del CCDC hasta ahora, hay poco riesgo de que el virus se propague a gran escala, dijo la agencia. Cuando los virus de la gripe aviar dan el salto de las aves a los seres humanos, no suelen propagarse entre ellos, y cuando lo hacen, su transmisión suele ser “limitada, ineficiente y no sostenida”, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Sin embargo, en raras ocasiones, la gripe aviar puede desencadenar grandes brotes entre las personas, por lo que la vigilancia de nuevos casos de infección sigue siendo muy importante para la salud pública, según los CDC. Por ejemplo, la última gripe aviar que causó brotes significativos entre los humanos fue la H7N9, que mató a más de 300 personas en 2016 y 2017, informó la revista Science. Esa cepa del virus tiene una tasa de letalidad de alrededor del 40%, según una edición de 2016 de la revista de los CDC Morbidity and Mortality Weekly Report.

Y en 1957, el virus de la gripe aviar H2N2 intercambió genes con los virus de la gripe humana y desencadenó una pandemia en toda regla, informó Gizmodo. Las pruebas sugieren que la cepa de la gripe que causó la pandemia de 1918, la H1N1, también procedía de las aves, lo que refuta algunos estudios antiguos que sugerían que se originó a partir de una mezcla de virus humanos y porcinos, informó Nature en 2014.

A principios de este año, las autoridades rusas informaron de los primeros casos conocidos de un virus de la gripe aviar denominado H5N8 que pasa de las aves de corral a los seres humanos, según informó anteriormente Live Science. Siete trabajadores de una planta avícola se contagiaron de esta cepa, pero no hubo pruebas de transmisión entre humanos, lo que significa que el virus se propagó directamente de las aves a los trabajadores y no se propagó de los trabajadores a otros humanos.

Publicado originalmente en Live Science.

Fuente de la noticia aquí.

También te podría gustar...

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad