Llega el invierno: prepárate para aprovechar la calefacción

Llega el invierno: prepárate para aprovechar la calefacción

La bajada de temperaturas obligará a muchos hogares a poner en marcha la calefacción. Si esta funciona con electricidad, la continua subida de la luz puede dejarnos (aún más) helados.

Se acerca el invierno, o más bien este año parece que se nos viene encima. Este cambio de temperatura marca sacar la manga larga, poner ropa de maca de invierno y, como no puede ser de otra manera, encender los radiadores.

En España, uno de los sistemas de calefacción más habituales son los radiadores eléctricos, algo que con las subidas que está sufriendo la energía obliga a buscar opciones como adquirir calefactores eléctricos baratos para mejorar la eficiencia y paliar el aumento de tarifas todo lo posible. Teniendo en cuenta que la pobreza energética ya afecta a más de cinco millones de españoles, este invierno es probable que las cifras aumenten.

¿Cómo aprovechar la calefacción al máximo sin que se dispare la factura?

Buenos hábitos energéticos

En muchas ocasiones consumimos más energía de la necesaria porque mantenemos malos hábitos. Algunas de las costumbres que debemos evitar son:

  • Tener las ventanas abiertas cuando la calefacción está encendida. Es cierto que necesitamos ventilar la casa, pero el IDAE indica que con 10 minutos es más que suficiente para renovar el aire del interior. Si pasas más tiempo lo único que haces es dejar que el calor (y tu dinero) se vaya por la ventana.
  • Poner la calefacción al máximo. Por cada grado de más, el consumo de energía se incrementa un 7 por ciento, y en muchas ocasiones no consigues la temperatura que buscas. Regular de forma adecuada la temperatura te ayudará a consumir mucho menos, sin perder confort.
  • Tener abiertas todas las puertas. Cuando estás en el comedor, no necesitas calentar las habitaciones hasta que no te vayas a dormir. Si dejas las puertas cerradas harás que el calor se concentre donde lo necesitas, al limitar los metros que hay que calentar. Un poco antes de que te vayas a la cama puedes poner la calefacción en el dormitorio y ahorrar mucha energía.
  • Abusar de la calefacción. Aunque seamos muy frioleros, es importante tratar de soportar el frío y no poner la calefacción en cuanto empieza el día, y mucho menos tenerla puesta las 24 horas. Solo consumiremos más y al salir de casa notaremos un gran cambio de temperatura.

Elige calefactores eficientes

Otro factor importante para que la factura no sea demasiado alta es apostar por calefactores más eficientes que tengan una etiqueta energética de bajo consumo. La diferencia entre un radiador con la etiqueta A y uno con la C en cuanto a consumo energético puede suponer gastar la mitad (A) o el doble (C) para obtener el mismo grado de confort.

Invertir en una calefacción más eficiente puede suponer un poco más al principio, pero el ahorro a medio y largo plazo compensa con creces ese dinero de más que gastas al comprarlo.

Otros detalles importantes

Además de tener unos buenos hábitos en casa y utilizar equipos eficientes, hay aspectos que influyen en la eficiencia de tu hogar, como tener un buen aislamiento en las paredes, puertas y ventanas.

Incluso el color tiene importancia para mejorar la eficiencia. Los tonos claros ayudan a que la luz se refleje mejor, generando una mayor sensación de calidez en la estancia.

También es fundamental saber cuándo bajar las persianas. Mucha gente lo hace cuando sale de casa, pero esto evita que el sol entre y caliente de forma natural la casa. El momento de bajar las persianas es por la noche, para evitar que el calor interior se escape.

Prepárate para el frío y utiliza tu calefacción de forma eficiente. Tu bolsillo te lo agradecerá.

También te podría gustar...

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad