Prepara tu moto para el invierno

Prepara tu moto para el invierno

La llegada de las bajas temperaturas y el ambiente húmedo nos lleva a revisar nuestra moto para mantener la seguridad y viajar sin sorpresas.

A la hora de subirnos a la moto, no es lo mismo conducir en verano que hacerlo cuando llega el invierno. Da igual si la sacas todos los días o la usas poco, es fundamental estar bien preparado para el frío y la lluvia. No solo porque hay que viajar seguro, sino porque un buen mantenimiento y revisión te ayudará a prevenir averías o algún que otro problema.

En https://www.ancustoms.com/ saben lo importante que es tener la moto a punto para el invierno, y por eso te indican los puntos en los que merece la pena dedicar tiempo para que tu moto esté perfecta.

Revisa las ruedas

No hay duda de que las ruedas de la moto son un punto crítico, ya que el buen estado de estas influye mucho en la seguridad a los mandos. Fíjate muy bien en que el dibujo esté en buenas condiciones, además de comprobar que la goma no presenta alteraciones como grietas o similares.

No dejes de lado el tema de la presión. Revisa en frío y corrige cuando sea necesario. Así conseguirás que las ruedas rindan al mejor nivel.

Sistema de frenado

Por muy bien que estén las ruedas, si los frenos no van bien estarás en peligro. Con el frío sufren un poco más, aunque en cualquier época del año tienen que estar en perfectas condiciones para reaccionar cuando tengas que hacer alguna maniobra arriesgada.

Cuando hablamos de los frenos no nos referimos solo a las pastillas, sino a todos los elementos que se encargan de detener la moto cuando hace falta, como las suspensiones o el líquido que alimenta el sistema, como ferodo super fórmula. Revísalo todo para salir a la carretera en condiciones.

Elementos eléctricos

La electricidad y electrónica de la moto es vital, porque al llegar el frío puede haber problemas con la batería, por ejemplo. Si montas una batería que necesita mantenimiento, asegúrate de hacerlo antes de que las temperaturas bajen.

También hay que prestar atención a los faros, así que asegúrate de que todas las bombillas funcionan. En invierno hay más horas de oscuridad y las condiciones climatológicas afectan a la visibilidad, por lo que ver más allá y hacerte ver no es algo opcional.

El piloto

No nos referimos a las luces del tablero de mandos, sino a ti mismo como conductor. Ten en cuenta que no es igual circular cuando hace buen tiempo que hacerlo en invierno, así que necesitarás equiparte bien para que el frío o la lluvia no te impidan disfrutar del viaje. Una buena chaqueta y guantes, mejor si son calefactados, y tal vez algunas protecciones adicionales te pueden ayudar cuando el tiempo no acompaña. Tampoco te olvides del caso y de lo importante que es prestar mucha atención a la carretera en todo momento. Las distracciones pueden ser fatales, sobre todo cuando el suelo resbala.

También te podría gustar...